Aunque la leche y sus derivados son ingredientes muy notables en nuestra cocina tradicional, la gran variedad y posibles aplicaciones de las llamadas “leches” vegetales hacen posible reemplazar la leche de vaca en la cocina. Tanto en sus aplicaciones más básicas, como en las aplicaciones más complejas. Todos estos licuados vegetales no son leche, pero su potencial nos permite desarrollar las aplicaciones de la leche de forma aún más ventajosa: sin colesterol, sin problemas de intolerancias y, sobretodo, sin explotación animal.
Extraído de la página de FB de Barcelona Alternativa: https://www.facebook.com/BARCELONaLTERNATIVA.

Ver cómo fabricar alternativas caseras a la leche