Por fin me he puesto a añadir este cuarto post del monográfico que trata la construcción de una casa utilizando contenedores de carga. Una vez que el contenedor está en su sitio, procederemos a abrir los huecos donde irán las puertas exteriores y las ventanas. En el primer vídeo se ve cómo se puede hacer con una simple amoladora. En el segundo vídeo vemos cómo se adapta una puerta construida para este propósito.


Puertas y ventanas exteriores en una casa auto-construida con contenedores de carga.

Una vez tenemos colocados los contenedores en su sitio (aunque también se puede hacer este trabajo antes de traerlos), la siguiente tarea será abrir huecos.
En este primer vídeo, vemos cómo es relativamente fácil cortar a través de la pared del contenedor con una pequeña amoladora. Por supuesto que hay mejores maneras de hacerlo, como por ejemplo usando un soplete de acetileno, pero todo lo que nos sirva para cortar metal de este grosor, servirá. Paciencia y una caña: al fin y al cabo se trata de construir nuestra propia casa, no de dedicarnos profesionalmente a esto 🙂
Utilizaremos el mismo método para abrir los huecos interiores, en el caso de que nuestra casa se componga de más de un contenedor.

Con los huecos ya practicados, procederemos a soldar sobre ellos las puertas y ventanas metálicas prefabricadas. Necesitaremos contar con un soldador experto, y cuidaremos que nos queden perfectamente verticales, para lo que haremos uso de una plomada, igual que se hace en la albañilería tradicional.

Los elementos de carpintería metálica exterior llevarán por fuera una pestaña a modo de tapajuntas.

No está de más rematar la parte de abajo con un burlete para evitar que entre el viento cuando la puerta esté cerrada. En el vídeo también colocan un perfil de aluminio para tapar la junta entre el marco metálico y el suelo del contenedor y así darle un mejor acabado.

Al final le aplicaremos una junta de material sellante.

Y por último otro vídeo, este de Paul Chambers, donde se ve el proceso completo de la instalación de un gran ventanal en lo que será el dormitorio. Más abajo tenéis un resumen de lo que dice en el vídeo:

Hemos instalado un gran ventanal para hacer el dormitorio más agradable y tener vistas. Compramos una ventana de segunda mano hace unos meses, y ha estado esperando su momento hasta ahora.
La colocamos sobre cuatro apoyos para trabajar sobre una superficie nivelada.
La ventana mide 2,4 de ancho por 2,1 metros de alto.
Compré los tubos de hierro y les pedí que cortaran los extremos a 45 grados, ya que para ellos es más fácil de cortarlos que para mí.
Colocamos unas pletinas en las esquinas, para nivelar una pieza con la otra.
Tres puntos de soldadura en las cuatro esquinas exteriores, y después completé la soldadura alrededor del perímetro del ángulo.
Ahora soldaremos el borde exterior.
Por un exceso de potencia agujereé uno de los hierros, pero lo bueno del trabajo con metal, es que se puede rellenar. Y quedó muy bien tras repasarlo.
Luego puse el marco de pie para soldar la parte interior.
Tras repasar las soldaduras, pinté los ángulos con pintura galvanizada en spray.
Una vez terminado el marco, coloqué una cortina de plástico para que no se hiciera polvo, y luego hice la marca donde iba a ir la ventana por la parte de dentro, utilizando el marco como plantilla.
Si colocáramos la ventana a nivel del suelo, tendríamos que limar las soldaduras de las esquinas y quitar los apliques del contenedor. Por eso decidí colocarla a 10 cm del suelo.
Con un cartón marqué todas las líneas, y puse trozos de cinta donde no quería cortar. Esas partes serían los últimos cortes.
Hice el corte con una amoladora y con el disco plano repasé todas las aristas.
Coloqué el marco en su sitio y lo soldé, aplicando luego pintura ganvanizada para evitar la corrosión.
Utilicé silicona para sellar la junta.
Con el marco instalado, atornillé a él la ventana, tapando todas las juntas entre la ventana y el marco, con silicona.

Ver más: