En la antigüedad, las primeras casas y ciudades se construyeron con tierra cruda. Hoy, para levantar nuestros hogares empleamos materiales de elevada energía incorporada, de difícil reciclaje y que en ocasiones incluso incorporan elementos tóxicos. Puede que haya motivos más que justificados para volver a reivindicar la sencillez y propiedades de la tierra como material de construcción.
Fernando Pacheco desde Brasil ha hecho evolucionar el superadobe (construcción con sacos de tierra) y ha creado este sistema, mucho más rápido, ecológico y económico.



Construcción con bolsas de tierra. Hiperadobe.

Desde superadobe, creado por el iraní Nader Khalili, se desarrolló el Hiperadobe de Fernando Pacheco, de EcoOca en Brasil.  La gran diferencia entre los dos es que superadobe utiliza sacos de polipropileno tejido con alambre de púas entre las capas, mientras que Hiperadobe utiliza un tejido raschel, el mismo material usado en el embalaje de fruta.  Esto conduce a un menor costo en comparación con las bolsas de polietileno.

El Raschel es un tejido de punto que se asemeja a mano tejidos de punto, telas, encajes y mallas.  Los tejidos de urdimbre Raschel contienen incrustaciones para conectar los hilos, además de columnas de punto.

Para construir paredes verticales no hay necesidad de alambre de púas entre las capas, ya que con las aperturas del tejido, la parte de arriba de la capa inferior se fusiona con la parte de abajo de la capa superior.


El sueño comienza con la selección del sitio y las marcas en el suelo.


La construcción de los cimientos utilizan formas que permiten las curvas.


La cimentación se ha realizado ya. El marco de la entrada es la primera pieza antes de comenzar a colocar el Hiperadobe.

Las capas de Hiperadobe comienzan con el suelo elegido para la obra, que suele ser aproximadamente un 70% de arena y 30 % de arcilla, pero esto puede variar.  Debe tener un buen contenido de humedad, ni muy húmeda ni muy seca, y esto viene con la práctica.


Para facilitar la colocación de la malla, es necesario meter un embudo por dentro del rollo.  Cuatro manos funcionan mejor que dos.  Lo ideal es tener dos embudos de modo que cuando termine el uno, el otro está dispuesto.


Inventamos un colgador con una correa para facilitar la sujeción del embudo.

El embudo debe sostenerse con ambas manos a la altura del pecho.  Estirar un poco de la bolsa, doblar la punta en su dirección cerca de donde la capa se iniciará.  Pisar en el extremo de la bolsa al echar la tierra para conseguir el control total del material.


Cuando la tierra alcanza la parte inferior del embudo, dar un pequeño paso atrás.


Esta es la curvatura ideal para ir formando la capa, y así prevenir la aparición de grietas.

El entrelazado de las capas es muy importante.


Cuanto más lo asentemos apisonando cada capa, mejor.  El utensilio para apisonar se envuelve en plástico para evitar que se pegue al suelo de arcilla.  Mirad como todas las articulaciones entre las paredes están interconectadas.


Cuanto más compacta ( apisonada ) la tierra, más sólida será la capa.


No importa el sexo de los que apisonan para que el trabajo quede bien…


La bolsa se va desenrrollando del embudo naturalmente por el propio peso de la tierra a medida que cae.


Alinear la pared con la pared externa del cimiento, y las capas posteriores se alinearán de forma natural.  También debemos respetar la alineación de la puerta.


Esta plantilla se coloca como una guía hasta que la ventana está fijada definitivamente.


Una capa entera ( con tierra y cemento ) se colocó por encima de la ventana para facilitar la realización.  Fijaos en las dos piezas de acero de refuerzo.


Aquí hay otro marco de la ventana permanente.  Se puede ver como varias filas de bolsas se cortaron para dar cabida a este marco.

El embudo se hizo con la chapa de una nevera vieja.  La bolsa se ​​ajusta firmemente alrededor del embudo, pero no debe estar demasiado apretada ni demasiado floja, de modo que la bolsa no quede atrapada en el embudo o baje demasiado rápidamente al colocar la tierra en la bolsa.


Cuando una tirada llega al final, utilizamos un cuchillo o unas tijeras para cortar el material, cerrar la capa y comenzar de nuevo.

Al llegar al final, dar a la bolsa de una buena sacudida para consolidar la tierra;  girar la punta de la bolsa, y ponerla debajo de la capa.  A continuación, podemos empezar otra capa que se conecta con la capa anterior.


Aquí podemos ver cómo torcer la punta de la bolsa y ponerla debajo de la capa.


Aquí se puede ver cómo las dos capas de terminan en el mismo lugar,  lo cual no es bueno.

Vamos levantando las paredes de modo uniforme por toda la casa.


Siete personas trabajando ocho horas al día, llegamos a este punto en 15 días.

Todo lo que hacíamos salía de nuestra intuición y nuestro amor por el planeta Tierra, que también conduce nuestras vidas.


Y aquí se ve un edificio construido con Hiperadobe, una vez terminado.

Vídeos:

Aquí tenemos un par de vídeos donde se puede seguir el proceso:


Manuales relacionados: