Las aguas grises son las aguas residuales que no han entrado en contacto con materias fecales – por ejemplo, el agua que se ha utilizado en un lavabo o ducha. Por ejemplo, con el uso de una válvula de desvío, este agua puede ser desviada de la tubería de evacuación y se puede utilizar para regar las plantas en el jardín.
Aquí describimos cómo construir un sistema casero de filtrado para las aguas grises. Tomado desde la web de Renewable Energy UK.



Cómo filtrar el agua que sale del fregadero, el lavabo y la ducha para que pueda ser almacenada o utilizada en el jardín.

Como ya vimos en este artículo de Bajatec.net, si tenemos cuidado en usar detergentes ecológicos o si elegimos con cuidado las plantas de nuestro jardín, se puede regar el jardín con el agua de la lavadora. Pasa lo mismo con el agua de los fregaderos, lavabo y ducha, incluso más, ya que generalmente este agua llevará menos agentes químicos que la que sale de la lavadora.

Sin embargo, si estas aguas grises se van a almacenar – por ejemplo, para riego nocturno – o si se van a utilizar para regar pequeños frutales, verduras y hortalizas, el agua deberá de ser antes filtrada.

Cuando usted toma un baño, jabón, champú y otros productos químicos terminan en el agua junto con su sudor, piel muerta, pelo, bacterias y agentes patógenos. Si este cóctel se deja almacenado durante unos cuantos días calurosos, empezará a oler mal. Las verduras y otros cultivos comestibles regados con este agua embalsada podrían también estar contaminados.

Filtración casera de aguas grises

Un sistema de filtración de aguas grises básico se puede hacer en casa por cualquier persona con habilidades limitadas de bricolaje. Las aguas grises se pasan primero a través de una bolsa de malla de filtro grueso.

filtro_grueso_aguas_grises

Esto elimina las partículas grandes, como la pelusa y el pelo inmediatamente. Las aguas grises se pasan entonces a través de un filtro más fino para eliminar la mayor cantidad de partículas pequeñas como sea posible.

El filtro de arena

filtro_arena_rapido_aguas_grises

Un ejemplo de un sistema de filtro de arena rápido se muestra aquí arriba. Básicamente está compuesto por una fina capa de grava coronada con una capa mucho más gruesa de arena dentro de un contenedor a prueba de agua (cubo de basura de plástico, depósito de agua, o barril / tambor). El agua filtrada por el filtro grueso pasa a través de la arena y es filtrada antes de emerger por la parte inferior. Cuanto más profunda es la capa de arena, mejor es la filtración. Un filtro de disco insertado en la tubería de salida se puede utilizar para atrapar cualquier partícula restante.

Filtro de arena lento para aguas grises

El filtro descrito e ilustrado en el párrafo anterior es un filtro de arena rápido. El agua pasa rápidamente a través de las partículas de filtro pequeño y se eliminan. La arena en el filtro debe ser lavada con bastante regularidad para eliminar las partículas acumuladas entre los granos de arena.

Filtro lento de arena

Un filtro de arena lento elimina las partículas más pequeñas del agua – incluso más pequeñas que el espacio entre los granos muy finos de arena en el filtro. Un flujo lento y constante de agua a través del filtro conduce a la actividad biológica en la capa superior de la trampa de arena (bacterias y virus). Estos microorganismos digieren patógenos que causan enfermedades cuando ellos también se quedan atrapados en la arena. Podríamos decir que un bio-film se acumula en la parte superior de la arena a través del cual pocos patógenos pueden cruzar.

filtro_arena_lento_aguas_grises

Para que funcione un filtro lento de arena, el flujo de agua a través de él debe ser más o menos constante. Unas horas sin aguas grises y la actividad biológica puede dejar que la capa biológica se estanque. La limpieza de un filtro lento de arena se consigue normalmente mediante un raspado sencillo de los primeros centímetros de la arena del recipiente.

Desinfección de aguas grises

El agua que ha sido filtrada puede ser usada para regar cosechas comestibles y se puede almacenar durante más tiempo que el agua no filtrada. Para que las aguas grises puedan ser almacenadas durante más de un día, deben ser desinfectadas – normalmente con cloroyodo para matar los patógenos que permanecen en ella. Una cucharada de cloro por cada litro de agua almacenada hará el trabajo. Dejaremos que el cloro de la lejía se evapore durante un par de días.

Sin duda no es bueno para el jardín que las concentraciones de cloro se acumulen, por lo que las aguas grises para riego de jardines que recojamos deberían ser utilizadas inmediatamente.


Más post de la categoría “Agua”: